Los Tiempos de la Venezuela Sensacional

Venezuela 1


En este gobierno se empeñan en borrar el pasado, esa es la forma de poder supervivir. Lo borran con mentiras, las repiten y las repiten, mientras entregan migajas que les impiden recordar. Pero Venezuela fue un país próspero, bonito, en la que la perrarina de la que habla el gobierno existía y la comían los perros, porque era barata. Ahora ese arroz de la propaganda gubernamental solo se encuentra en la casa de los enchufados, de los que no pueden hacer cola por “motivos de seguridad”


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Venezuela era otra y lo era. De verdad que si lo era. Por más que se empeñe este gobierno en calificar aquellos tiempos como los peores de nuestra historia. Venezuela era alegre y esa alegría estaba enraizada en todos lados. Sí, había pobres y había ricos, pero también había una enorme clase media, trabajadora, que podía acceder a las comodidades y disponía de las cosas básicas que se necesitan para tener una buena vida.

Ese cuento de ahora, en el que una propaganda en Venezolana de Televisión al mejor estilo cubano, muestra a una madre con una enorme paila de arroz, jurando que comía perrarina en la cuarta y que ahora, están pasando por tiempos difíciles por culpa de la guerra económica, pero que viven mejor, es puro cuento. Tan cuento es que esa olla de arroz, o es una ilusión óptica, o la cocinaron en las cocinas de Miraflores. 

Antes los más pobres, no es que no pasaran trabajo. La pobreza es siempre una situación pendiente desde que el mundo es mundo. Pero en aquella Venezuela, hasta los pobres comían. Los gobiernos se ocupaban de los menos favorecidos, les daban un vaso de leche diario a los niños, alimentaban a las madres, existían los comedores escolares. Y sobre todo, había oportunidades. El que quería, salía adelante. Muchos padres con trabajos en el campo, en fábricas lograban que sus hijos fueran médicos, economistas. En aquella Venezuela se podía ascender y mejorar la vida.


¿Qué no lo lograban todos?, es que su vida dependía del esfuerzo, no del dame. El que quería estudiar se abría el paso a una mejor posición.


Y no es un espejismo que se pone delante de los que hoy viven desesperados, sin agua y sin comida, recordando los viejos tiempos. Es que no es un pasado tan lejano, aunque se haya hecho eterno y de aquella realidad hay muchos ejemplos vivientes, miles de personas que pueden dar fe, de lo que fueron sus padres y de lo que hoy son ellos.

Esa Venezuela alegre que a punta de mentiras han intentado enterrar, está en las fotos, en los videos, en los recuerdos de la televisión. La gente iba a la playa feliz, sin peligro, los ricos y los pobres. No proliferaban los escoltas, ni los que se preocupaban por su seguridad. Se caminaba sin problemas por la avenida Urdaneta, desde Miraflores hasta la avenida Universidad, Carmelitas, la gente comía tranquila en los restaurantes de la Plaza Bolívar, después de ir a La Francia a comprar prendas. Todos podían adquirirlas, secretarias, limpiadoras, asistentes, porque en aquella época se fiaba y cualquiera conseguía lo que deseaba.

Eran los tiempos en los que los artistas del momento tenían a Venezuela como su mejor paraíso. No había famoso en su momento que no tuviera en sus giras un paseo por el país, por sus principales ciudades.

Era la Venezuela bonita, próspera. Por eso, aquí les dejamos un recuerdo. Instantes de personajes que los más jóvenes no deben ni conocer, pero que despertaron tantas sonrisas y tantas felicidades, que a lo mejor, viéndolos descubren un instante de alegría y además, es posible que a algún personaje lo tengan en su lista de conocidos.

Al verlo queda un vacío empañado de nostalgia. Pero eso fuimos y con seguridad, eso algún día volveremos a ser.