El Humo Envolvió el Aire de Caracas

Humo e Caracas


Los habitantes de Caracas están atormentados por el calor,  el humo y el olor que se ha apoderado del ambiente. La desesperación se ha hecho patente entre los habitantes de una ciudad que siente que hasta el aire se ha puesto pesado para unirse a la falta de agua para apagar los fuegos.


Caracas se envolvió en humo. Desde Guatire a Valle Arriba, desde Santa Mónica hasta Plaza Venezuela. Una nube densa viaja por el ambiente de una ciudad que no sabe si acostarse tranquila, o si el humo se irá a colar entre las rendijas de la puerta, o se introducirá sin invitación a través de las ventanas abiertas que tratan de huir del calor.

El humo como colofón del fuego caminó hoy por las ciudades de Venezuela, Maracay, Perijá, Caracas, Higuerote, Los Teques, ardieron por la naturaleza, todavía no han explotado enardecidas por la rabia.

El humo oscureció aún más la agonía de los que se desplazan de esquina a esquina buscando farmacias y medicinas, oscureció la maravilla de una montaña que hay días que presta su oxígeno para poder respirar y olvidar las penurias de las colas, del poco valor de la moneda, de la inseguridad.

El humo se confabuló con la desesperación y no deja respirar a sus habitantes que no entienden por qué la ciudad sucumbió a la oscuridad. Sin embargo la luna, a primeras horas de la tarde, se presentó redonda y roja, como para enfrentar el fuego que decidió apoderarse de El Avila, de Oripoto, del Parque Henry Pittier.

La calima, ese efecto desconocido hasta hace unos años, ha decidido ser parte de la ciudad en los últimos tiempos y de nuevo abrazo a la capital.