Maduro le Suma Enemigos a los que ya Morales había Identificado

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
No a Evo


Evo Morales le echa la culpa de su derrota a las redes sociales y Nicolás Maduro una vez más al Imperio Norteamericano. El Presidente venezolano sin que nadie se lo pidiera, salió a contarle al mundo que su enemigo también lo es de sus amigos, pero sobre todo porque Morales es “el Jefe Indio del Sur”


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Evo perdió. Aunque le estén dando vueltas a los votos para hablar de empate técnico, todos los sondeos preliminares le pintan el NO en la cara. Además mientras su vicepresidente y compañero de fórmula espera taimado que manen de las cajas votos y votos del referéndum, el propio Evo Morales ha encontrado un culpable de su pérdida y para ayudarlo Nicolás Maduro, consiguió otro.

Los bolivianos tenían que elegir el domingo si querían que Evo Morales, el discípulo de Hugo Chávez, optara “oootraa vez” a la reelección, sería la cuarta. Aunque ellos hablan de tres, gracias a las costumbres de los tribunales. En Bolivia, el Tribunal Constitucional determinó que el primer período no entra en la cuenta de las reformas a la Constitución, confeccionadas para que Morales y Alvaro García Linera, se fueran perpetuando en la silla, al mejor estilo del socialismo del siglo XXI. Ahora querían quedarse hasta el 2025…uffff!!!

Evo Morales ya se había disfrazado de los buenos de La Guerra de las Galaxias, para enfrentar a las fuerzas oscuras, pero al parecer la película al estilo particular de los andes bolivianos con ruanas en lugar de chaquetas de cuero, no convenció y ahora al discípulo de Hugo Chávez, no se le ocurre otra cosa que culpar a las redes sociales de su derrota. ¡Qué cosa la de estos señores amarrados a como de lugar a una silla!. Para colmo ha venido el “hijo a dedo de Chávez” a buscar otro culpable distinto, Estados Unidos, “El imperio estadounidense está detrás de la guerra sucia contra todos nosotros”…y ahí fue y se metió en el saco.


Dos enemigos a vencer, para estos dos mandatarios que poco a poco van perdiendo a sus mejores amigos.


Pero es la historia los que los va arrimando. Primero Chávez muere, desaparece, ya no puede hablar ni actuar, luego a Cristina Kirchner los argentinos le dicen adiós, después los venezolanos también deciden el 6D que no quieren seguir viendo la  película de estos amigotes y ahora le toca a Evo. Los bolivianos le dijeron que se quede hasta que le toqué y no más.

No son las redes sociales las que erosionaron la popularidad de Evo. Son los años de desgaste, la corrupción de algunos de sus colaboradores, los cuentos del tráfico de influencia de su ex pareja, el abandono de la ciudad El Alto, que fue la punta de lanza cuando inició su carrera, la pérdida de las municipales. Han sido muchas cosas, que gracias a que existen las redes sociales los bolivianos pudieron conocerlas. Pero no lo tumbaron, sino su campaña por el NO emprendida en Facebook también podría ser considerada una guerra. Pero es que esta gente tiene la mala costumbre de mimetizarse en sus adversidades con el país. “¿Cómo, por una cuestión de envidia de intereses de carácter sectorial o intereses ajenos a los intereses de Bolivia, se puede hacer mentiras, calumnias, para dañar a Bolivia, porque no hacen daño a Evo sino a Bolivia”, aseguró el presidente boliviano

Pero probablemente Evo no se ha dado cuenta que uno de los enemigos con los que Maduro imagina que tiene que pelear, el Imperio de Estados Unidos, que dicho sea de paso es heredado, se tomó la rabia personal que le tiene al Presidente de Venezuela y decidió extenderla hacia Bolivia, posiblemente porque vieron en Morales una amenaza a su expansión. Algún indio americano no ha querido reconocer a Morales, pues el presidente boliviano es según Maduro,  el “Jefe Indio del Sur” “el hombre más honesto del mundo”. Aunque más de la mitad del país no lo crea así.

Lo cierto es que los bolivianos pensaron, aunque estos dos mandatarios crean que los pueblos no lo hacen, y le dijeron a Evo Morales que NO.