Los Venezolanos Pasan Hambre mientras los “revolucionarios” no hacen Colas por Seguridad

colas


La última encuesta de Venebarómetro arroja unas cifras preocupantes. A los venezolanos no les alcanza lo que ganan para nada. Muchos ya no pueden tener comidas balanceadas. Todos han tenido que hacer colas y más colas, mientras los chavistas como Jaua aseguran que, por su seguridad, no pueden hacerlas. Eso es ser revolucionario y ¿con qué se come tanta patria?.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Fariseos, así llamó Elias Jaua a los diputados opositores. Lo dijo para defenderse y justificar que él particularmente, no hace colas. y no lo hace nada menos que “por motivos de seguridad”.

Este Gobierno es el que está lleno de fariseos. Se rasgan las vestiduras por el pueblo, utilizan sus medios de comunicación para asegurarle a sus seguidores que ellos son su prioridad y los tienen pasando hambre, mientras los socialistas, chavistas y revolucionarios, disfrutan de los beneficios que les ha dado un poder que ya tiene 17 años.

La última encuesta de Venebarómetro asegura que a muchos venezolanos les está costando comer más de tres veces al día. Pasan horas sin ingerir alimentos y tratan de meterse algo a la boca justo a la hora de la cena, para acostarse con la barriga llena y poder dormir tranquilos. Como no hay leche para los niños, les hacen los teteros con agua de pasta.


A los venezolanos ya no les alcanza el sueldo ni para comprar comida. El 87,1% compra menos comida que antes. No pueden, no la consiguen, no les alcanza.


El aumento decretado por Maduro de cestatickets y sueldo mínimo sigue sin alcanzar para poder cubrir la cesta básica, que según el Cenda se ubica en más de cien mil bolívares.

Hoy cuando Rosa fue a preguntar por el arroz a los buhoneros de Petare, el señor sentado en un cuñete con su puestico bien provisto de lo que nadie encuentra en los mercados, le pidió mil bolívares por el paquete. Cuando ella le dijo que estaba caro, el hombre sin moverse, con la franela apretada, le respondió “pero bueno mija si ya Maduro te subió el sueldo mínimo y los cestatickets”. El, que se gana en el kilo de arroz como mínimo el 500% , no suma el transporte que tiene que pagar Rosa para ir a trabajar, no suma el colegio de sus hijos a los que tiene que poner en un liceo privado porque en los públicos los niños salen a las 12, así que son para padres que no trabajan. El buhonero, como los chavistas revolucionarios, solo suma las palabras sin sacar los números. Solo suma para su bolsillo.

¿Es ese el ideal de una revolución? Es muy fácil ser chavista y revolucionario cuando disponen, gracias a haberse llevado todos los recursos, el dinero suficiente para trasladarse en vehículos blindados, para moverse con escoltas, para recibir en sus casas todos los alimentos básicos. Es muy fácil ser más socialistas que nadie cuando viven en casas enormes sin problemas para pagar al personal del pueblo que los atiende. Así cualquiera es revolucionario.

Estos diputados rojos tienen mucho tiempo cuidando su seguridad y la verdad, como dijo Diosdado Cabello en la Asamblea, quien no la debe no la teme.  Así que de cuál seguridad habla Jaua, ¿de no tener que juntarse durante horas y horas a pleno sol, con los pobres del pueblo que no tienen como pagar a un bachaquero? o la seguridad es debido a que puede ser víctima de un malandro que se disponga a robar en la cola, o será también que le molesta que los “marcadores de cola” existan y que después de uno estar esperando durante horas que le llegue su turno, llegan los bachaqueros amparados por el gobierno y aseguran que marcaron la cola, dejando de nuevo al que respeta su turno, atrás, como al principio, humillando la paciencia para llegar a comprar aunque sea un kilo de arroz.

Jaua no se ha enterado qué es lo que le pasa al ciudadano común. Pero qué les importa a estos revolucionarios, más chavistas que nunca, qué le ocurre al pueblo.