La Visita del Papa a México Levantó Pasiones y Críticas

Share on Facebook6Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
Papa Francisco


La visita del Papa a México estuvo llena de anécdotas y de cuentas en dólares, hasta de intervenciones en la política estadounidense. Este encuentro del Papa con los problemas más acuciantes del país centroamericano, recordaron a algunos como Enrique Krauze, que Venezuela y Cuba también viven situaciones que van más allá de estrechar los lazos comerciales entre la isla y Estados Unidos.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
El Papa estuvo tres días intensos en México. Allí tocó los temas más sensibles de la política de ese país centroamericano, la droga, la corrupción, el narcotráfico, la inmigración y la pobreza. Criticó igualmente a las élites de la jerarquía eclesiástica y brindó esperanzas a la juventud.

Fueron días en los que muchas de sus palabras pudieran aplicarse a la situación política de otras partes del mundo y ya montado en el avión, también se refirió a Donald Trump, el candidato de Estados Unidos que ha estado liderando en los últimos tiempos la candidatura del partido Republicano. Lo hizo entre otras cosas, porque el multimillonario ha sido uno de los más acérrimos críticos de la inmigración mexicana, de esa inmigración de personas que buscan trabajo e intentan cruzar a como de lugar la frontera, con el riesgo diario de ser perseguidos, apresados, esclavizados y asesinados.

Una frontera de cientos de kilómetros a los que Trump propone levantar un enorme muro para impedirles el paso a los que buscan ir hacia el otro lado. Para que no se puedan colar entre rejas o en algún resquicio no vigilado en un momento de suerte. El Papa calificó por eso a Donald Trump como “un hombre que no es cristiano, pues cristiano no es el que en lugar de tender puentes levanta muros”. Entró Francisco, con sus declaraciones directamente en la política de Estados Unidos. Aunque hoy aseguró que no es un ataque personal.

Pero Trump no es de los que se queda callado ante nada y rápidamente le dio una respuesta al Santo Padre. “El Papa desearía y rezaría por que yo fuera presidente si el Vaticano fuera atacado por el Estado Islámico”. Volvió a ganar los puntos de los norteamericanos que no están de acuerdo con la inmigración que proviene de Centroamérica pasando la frontera y de aquellos que tienen un enorme temor a los ataques terroristas y que sienten seguridad en el estilo de Trump, pues no ha dudado en atacar a los musulmanes que no se adaptan a las costumbres de lo estadounidenses y ha pedido detener la entrada a Estados Unidos de los seguidores de Mahoma y Alá.

La presencia del Papa en México sin embargo, también tuvo sus críticas aunque han sido pocas. Enrique Krauze en una entrevista que le hacen hoy en El País, piensa de alguna manera que el Papa podría referirse a los problemas de otras naciones, como Venezuela por ejemplo. “Es curioso que se haya referido a “los faraones” mexicanos: ¿qué piensa de los cubanos y venezolanos? El Papa hizo bien en propiciar el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, pero ve la paja en el mercado y no la viga en el Estado totalitario”, en una definición clara sobre el gobierno cubano que está abriendo las puertas del mundo para salvar su economía, pero no lo hace dentro de su isla, donde sigue imponiendo la dictadura a su pueblo. Alentando dicho sea de paso, la misma situación en Venezuela, el país que logró penetrar y dominar.

Las Cuentas de la Discordia

México es un estado laico y aun cuando la imagen que tenemos de ese país es la exaltación y devoción de la Virgen de Guadalupe, a quien rezan los católicos más allá de las fronteras, el catolicismo ha ido perdiendo seguidores en México por la irrupción de otras religiones como los evangélicos y musulmanes. Especialmente ha perdido su fuerza en el estamento de los más pobres y fue por eso que el Papa recorrió y estuvo presente en los puntos del estado mexicano más golpeados. Hasta milagros aseguran que hizo, pues en Ciudad Juárez por primera vez en lo que va de año, el día que estuvo el Papa no hubo ningún asesinato, cosa que no había pasado.

papamovilLos detractores aludieron a los gastos del Estado con esta visita. Sin embargo, el gobierno mexicano manifestó que lo invertido en el recibimiento del Papa Francisco fue lo destinado para cualquier vista de un mandatario internacional, y al final de cuentas, el Papa es la máxima autoridad del estado de El Vaticano. Gobernadores y Alcaldes también destinaron algunos de sus presupuestos para las misas y para arreglar las calles y avenidas por donde transitaría el Sumo Pontífice, en cualquier caso estas mejoras siempre quedarán para los pueblos.

Lo que si se ha reafirmado es que tanto los presupuestos de la Iglesia, como las donaciones dispuestas para la visita, más lo aportado por los empresarios, es lo que se invirtió para esta visita. También fue importante para el turismo y el comercio, pues calculan que se generaron alrededor de 133 millones de dólares.

Los gastos más visibles y costosos estuvieron en manos de patrocinadores, principalmente empresarios, que ofrecieron los servicios de sus compañías y absorbieron los costos. Entre ellos Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo y la entidad financiera Banorte. El traslado del Papa fue subvencionado por Aeroméxico y por Chrysler, la compañía americana de automóviles y su seguridad estuvo a cargo de la Gendarmería vaticana y el Estado Mayor Presidencial.

Como en todo, las críticas y los éxitos son parte del cada día de los líderes del mundo. El viaje del Papa fue importante para los mexicanos y para los católicos. Tocó las fibras más sensibles de una sociedad con muchos problemas producto de la corrupción.