Curiosidades de los Oscar

Share on Facebook18Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
La estatuilla este año será igual que la de 1929

La estatuilla este año será igual que la de 1929



Detrás de la entrega de los Oscar hay varios cuentos, como por ejemplo, las estatuillas cuestan solo un dólar, aunque sean de puro oro y aunque la primera vez costaba 5 dólares poder asistir a ver el show, ahora algunos “recomendados” son los únicos que pueden ocupar una silla en el Dolby Theater de Hollywood.


Como cada año por estas fechas y como siempre un domingo, se celebra la gala de la entrega de los Oscar. En esta ocasión la 88 edición toca el próximo, es decir, dentro de tres días y son muchas las curiosidades que circulan en torno a estos premios que se otorgan en la famosa alfombra roja de Hollywood.

Para comenzar la estatuilla del Oscar en esta ocasión tiene un estilo “retro” y vuelve al modelo del año 1929. Al parecer tomaron esta decisión para honrar los inicios de los premios. La encargada de hacer estos premios ha sido la fundidora Polish Tallix Fine Art, ubicada en Nueva York y por supuesto, para llegar a la perfección de esa época sin los moldes de entonces, la tecnología tuvo que ser la protagonista. Computadoras y diseño en 3D lograron una reproducción exacta a la que recibió Charles Chaplin aquel año, como premio honorario.

Pero aunque hayan cambiado el look, las 50 estatuillas seguirán siendo  de oro y con un tamaño de 34,2 cm de alto y con un peso de 3,8 kilos. La figura, creada en 1928 por Cedric Gibbons, director artístico de la Metro Goldwyn Meyer, representa a un caballero armado con una espada, parado sobre un rollo de película. Lo curioso es que el precio de este galardón es de un dólar. ¿Y cómo, si es de oro?, pues desde el año 1950 los ganadores del premio deben firmar un contrato que les prohíbe vender la estatuilla sin antes ofrecérsela a la Academia por un dólar, así que el que piense salir de ella ganando por su peso, no conseguirá una buena renta.


Otra de las curiosidades de la estatuilla es que en realidad no se llama Oscar, su nombre oficial es Premio de la Academia al Mérito. ¿Cómo llegó a ser llamado premio Oscar? Según la Academia, la historia del origen no puede ser confirmada, pero se cree que el trofeo recibió su apodo gracias a Margaret Herrick, una bibliotecaria, quien dijo que el pequeño hombre de oro se parecía a su tío Oscar.


Antes de los Oscar hay estatuillas falsas para ensayar. Los actores que presentarán la gala y anunciarán los premios tienen que practicar, aprenderse lo que van a decir y cómo lo van a hacer. Así que fichas ficticias con el nombre de cada candidato son utilizadas durante los ensayos. Y entregan premios de mentira para que todo quede perfecto en la gran noche. Deben tratar de no equivocarse, porque el mundo entero pasa horas sin dormir para no perderse ningún detalle.

Este año vuelve a optar por el título Leonardo Di Caprio. Ha sido nominado en varias ocasiones y nada. Pero muchos aseguran que esta vez ganará por el papel que desempeñó en El Renacido. 

El evento es visto por miles de personas en todo el mundo. El raiting es enorme y todos se sientan a ver si sus películas y actores favoritos son los escogidos por el jurado. De hecho, hasta apuestas y quinielas se debaten ese día, en el que los únicos que pueden asistir a la gala son personas invitadas, cosa que no  ocurrió en 1929, cuando la entrada costaba 5 dólares. Hoy en día el Dolby Theatre de Hollywood se llena con muchísimos artistas que lucen hermosos trajes o llamativos vestuarios, pero también invitan a gente con el fin de que ningún asiento quede vacío, son los seat filler. Pera la única manera de lograr este “papel” es conocer a alguien que trabaje en la Academia o ser un empleado de Pricewaterhouse Coopers, la firma de contabilidad encargada del recuento de los votos.

Sólo dos intérpretes han obtenido la estatuilla a título póstumo. La primera vez fue en 1976 cuando el actor británico Peter Finch ganó el galardón al mejor actor por la película “Network”; treinta años después sería el australiano Heath Ledger, quien obtuvo el premio al mejor actor secundario por su papel en la cinta “Batman: el caballero de la noche”.

Las películas que más premios han recibido son tres, de hecho, está empatadas. Se trata de “Ben-Hur” (1959), Titanic (1997) y “El Señor de los Anillos: el Retorno del Rey” (2003) con 11 galardones cada una. A estas les siguen “Lo que el Viento se llevó” (1939) y “West Side Story” (1961) con diez premios cada una.

Ya el juego ha empezado, habrá que ver si la favorita, El Renacido, consigue los mismos premios que en los Globos de Oro, cuando Di Caprio y el director Alejandro González Iñárritu, consiguieron el Premio al Mejor Actor y al Mejor Director.