Ya no Hay Analfabetos por eso Perdieron

Héctor Rodríguez

Héctor Rodríguez



Al diputado Héctor Rodríguez, siempre se le ocurren unas frases geniales. Sin duda la última, la que asegura que  “teníamos un pueblo analfabeta” fue bien interesante. Muy delicadamente insultó a sus seguidores, pero la buena noticia es que la mayoría de los venezolanos dejaron de lado esa condición y decidieron acabar con ellos el 6D.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Una buena noticia trae la revolución en manos del jefe de la bancada del PSUV, Héctor Rodríguez, ya las cosas van a cambiar y Venezuela vivirá de una economía no dependiente del petróleo porque ya hay menos analfabetos. Así se le podría dar la vuelta a las recientes declaraciones del nuevo vocero de los rojos gubernamentales.

Es decir, Venezuela es un pueblo de analfabetas. Todos los que por la revolución votaban han sido ignorantes y poco conocedores de lo que hacían a la hora de escoger quién debía dirigir los destinos del país, según Héctor Rodríguez. La falta de conocimiento de una buena parte de la población fue lo que obligó al gobierno de Hugo Chávez y después de su discípulo, Nicolás Maduro a depender del ingreso petrolero. Probablemente, la ignorancia de los habitantes del país, fue lo que aprovecharon los de la cúpula para engrosar sus cuentas bancarias o para regalar el petróleo que pertenece a todos, a los ignorantes analfabetos y a los inteligentes estudiados.

Está claro el jefe de la Fracción Parlamentaria al pensar en que los analfabetas les iban a permitir que las cosas las manejaran como lo estaban haciendo en el Gobierno. Así, con el apoyo de esas mentes tan vacías por la falta de conocimiento, ellos pudieron acabar con el aparato productivo del país, el que encontraron al llegar al poder en el año 1998 y depender del petróleo. Probablemente las mentes analfabetas que acompañaron a la revolución, pronosticaron que el oro negro nunca bajaría de su pedestal.


el país despertó de ese letargo de ignorancia y porque se dieron cuenta que amor con hambre no dura.


Pero la revolución mientras tanto hacía lo suyo. Algunos o bastantes, según Rodríguez comenzaron a instruirse. El es probablemente uno de esos casos. Con 16 años llegó Chávez al poder y él seguro que entendió que tenía unirse a esa camada superior que necesitaba que se erradicara la pobreza, pero por supuesto, nunca hasta el punto que pudieran convertirse en clase media y de ahí en escuálidos.

Rodríguez dirá que él es un claro ejemplo de cómo pasar a un estrato diferente, que es el que hoy busca el gobierno, el de la economía productiva. Si no, no hay más que verlo, bien vestido, con trajes impecables y buenos relojes, compartiendo con los escuálidos de la oposición en los momentos de relax y dirigiendo a su disminuida  bancada de diputados, con protestas y rechazos. Quizás esa sea la foto que demuestra que el analfabetismo se redujo, una tercera parte de la Asamblea solo llegó al hemiciclo porque el país despertó de ese letargo de ignorancia y porque se dieron cuenta que amor con hambre no dura.

Diecisiete años se necesitaron, según Rodríguez, para que ellos decidieran cambiar a “una nueva etapa, de la economía productiva. Muchos se preguntaran: ¿Por qué no lo hiciste antes?, bueno teníamos un pueblo analfabeta, Hoy están todas las condiciones dadas para nosotros asumir un nuevo reto”, declaró el diputado.

Lo que si logró a la perfección fue que su anterior afirmación, cuando era ministro nada menos que de Educación, se hiciera realidad, a los pobres no los sacaron de la pobreza, pero se superaron en sus planes, porque a la clase media la convirtió en pobre. Pero hubo algo que salió mal en la fórmula, la mayoría se contagió y se volvieron escuálidos.