Un Verdadero Soldado no Puede ser un Cobarde

Share on Facebook34Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
Lilian Tintori fue desnudada el fin de semana en Ramo Verde

Lilian Tintori fue desnudada el fin de semana en Ramo Verde



Lilian Tintori y Antonieta Mendoza, la esposa y la madre de Leopoldo López, denunciaron que nuevamente este fin de semana fueron objeto en Ramo Verde de humillaciones, malos tratos y torturas psicológicas. Las desnudó frente a dos niños. Las órdenes fueron impartidas por el coronel José Viloria, quien en su twitter se autodefine como soldado de Cristo.


Ramón Barrios Sevillano
Las Fuerzas Armadas Nacionales, que les gusta llamarse Bolivarianas, se preocupan por que un retrato esté o no colgado y en cambio, no tienen la dignidad de saber tratar a unas mujeres, actúan aprovechándose de su condición, de sus necesidades y humillan la palabra que representa la imagen que da la vida. La actuación repetida del coronel José Viloria,  y con él, la del comandante del ejército, el Mayor General Juan de Jesús García Toussaintt y del ministro Padrino López, que permiten que situaciones como la de este fin de semana en Ramo Verde sucedan y se repitan, denigra el rango que un gobierno sin valores, les impuso en sus hombros.

Dónde está el diálogo, dónde está el apoyo que Nicolás Maduro fue a pedir al Congreso para llevar adelante un plan que es más de lo mismo, que redunda en lo que han hecho en los últimos 17 años. El gobierno no tiene intenciones de cambiar. El país es para ellos como su hacienda, como su parcela. No se han dado cuenta que ya no hay producción, que los animales desaparecieron y que sus peones se hartaron. Votaron por otra opción.


Venezuela necesita Paz, pero una paz de verdad, de respeto, de dignidad.


El mundo entero se ha referido a los presos políticos, a la violación de los Derechos Humanos y continúan jalando la cuerda, tensándola, jugando al poder, a tratar de aplastar al contrario. Y son minoría. Una minoría sustentada por las armas de unos pocos.

Qué clase de hombre es este coronel Viloria que se dice soldado de Cristo, que se burla de Lilian Tintori y de Antonieta Mendoza, dos mujeres, que juega con el pudor de dos madres, que insulta a la  inocencia de dos niños. Le queda demasiado grande decir simplemente que es soldado.

Venezuela como dijo Maduro en la Asamblea necesita Paz, pero una paz de verdad, de respeto, de dignidad. Paz no es señor Maduro, mantener a un país en la zozobra, Paz no es burlarse del pueblo, Paz no es traficar con los sentimientos, Paz no es reconcomio, envidia y miedo.

Por eso, cuando el vicepresidente Aristóbulo Isturiz le exige respeto a Henry Ramos Allup para las Fuerzas Armadas, debe detenerse primero a pedir respeto a quien irrespeta. Entonces, solo entonces, se podrá comenzar a zanjar un camino de concordia.

Se podrá o no estar de acuerdo con una posición política, coronel Viloria, general Padrino, Maduro, Cabello, Isturiz, Tarek William, todos en fila, pero por sobre todas las cosas no se puede ser cobarde ante dos mujeres y dos niños. Antes que cualquier cosa en la vida es necesario tener gallardía y respetar. Seguramente, alguna vez en su vida, en su casa, en la Academia, en su hogar, debieron haber escuchado lo que son valores de ser hombres de la patria. Pero no de esa patria inventada en el socialismo del siglo XXI, en el socialismo hecho a la medida de unos pocos para sobrevivir arruinando la esperanza de todos.