Las Pataletas de Pedro y Pablo

Pataletas


A estas alturas todavía no han formado gobierno. Pedro Sánchez no se rinde y aunque no puede darle a Podemos todo lo que quiere, lo regaña y le dice que pueden seguir intentando jugar. Mientras que Pablo Iglesias, lo acusa, lo chivatea, porque aunque también quiere estar ahí, no puede de cara a su público, demostrar debilidad.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Situarse dentro de la izquierda es el mejor título que se pueden adjudicar los del PSOE y los de Podemos. Ahí viene su primera disputa, quién es más de izquierda, más progre, más actual. Esa competencia nunca antes se había dado con Izquierda Unida, ni con el Partido Comunista. Pero ahora con Pedro y Pablo la competencia se ha hecho más tensa.

Pedro Sánchez insiste en ser gobierno, presidir el Ejecutivo en su meteórica carrera sería la coronación perfecta. Las carambolas, pensará él, siempre están en el juego, hasta para los principiantes. Mientras Pablo Iglesias que, gracias a armar unas carpas en la Puerta del Sol y de vestirse con atuendo de juvenil amante de las películas de arte y ensayo, ha saltado a tener peso en la política española, está claro que sin su apoyo, el PSOE no va para el baile.

Ahí vienen las pataletas de uno y otro, aunque Pedro insista en que el experto en estas niñerías es Pablo. Se acusan el uno al otro ante el pueblo español, y alguien los tendrá que regañar, digo yo. Pero ellos lo que quieren es jugar juntos, porque además no tienen cómo hacerlo solos.

Así que Pablo le increpa a Pedro que por su culpa, por rendirse ante el Partido Popular y pactar para tener la Presidencia del Congreso de los Diputados, ha claudicado al cambio que pregonan por España. Además Iglesias se topó con la negativa del PSOE a permitir que Podemos tuviera cuatro grupo parlamentarios, lo que le hubiera dado además de más poder, más dinero y eso le encanta a Podemos. “Si alguien ha puesto tierra de por medio en la posibilidad de un cambio en este país ha sido Pedro Sánchez”, dijo Pablo.

A lo que Pedro, casi que como un hermano mayor, le da consejos a Pablo y le dice que eso no es la democracia, que no es imponer criterios,  “dialogar no es chantajear, influir no es imponer y acordar no es bloquear”. Y ya!!… Lo regaña y le dice que no patalee como un niño pequeño, que sigan jugando para que la izquierda gobierne no importa a costa de qué.

Mientras Albert Rivera dio las declaraciones más ecuánimes e inteligentes. Un pacto entre PP, PSOE y Ciudadanos es más coherente, que un pacto entre PSOE, Podemos, Ezquerra Republicana, PNV…”Una cosa es llegar a acuerdos con un partido, y otra hacerlo con once partidos con sus hipotecas”. añadió el líder de Ciudadanos.

Y mientras Pedro y Pablo se pelean, los socios separatistas aguardan taimados. Sus hipotecas ya sabemos cuáles son, ceder espacios a los independentistas que quieren desmembrar a España, pero eso si, socavándola desde dentro de sus instituciones, cobrando y viviendo del gobierno central.