La Guerra Económica Camina dentro del Gobierno

bicentenarios


La guerra económica parece que entra por casa, aunque el Gobierno no lo quiera reconocer. La gran cantidad de entes gubernamentales encargados de la distribución de alimentos, no ha logrado llenar ni los supermercados privados ni los públicos y lo que si ha conseguido es que encuentren a algunos de sus directivos inmersos en delitos.


La palabra corrupción ha corrido en los últimos días de manera explosiva. Lo que hasta entonces se divulgaba por redes y portales, con pruebas de dirigentes políticos y denuncias de diferentes ONG, salta siempre a la luz, aunque el gobierno no reconoce que eso es el producto de su “guerra económica”.

Esta semana en el informe de Transparencia Internacional se revelaron la lista de los países más corruptos del mundo y Venezuela está a solo diez pasos de convertirse en el peor de todos, aunque en América Latina ocupa el primer lugar junto con Haití. Deshonroso premio este que la coloca en el puesto 158 de los 168 países evaluados en el planeta.

Esta semana fueron detenidos el presidente de la Corporación Venezolana de Alimentos, el coronel Heber Aguilar y Bárbara Neidy Figueroa, directora de la Oficina de Administración y Finanzas de CVAL y también su mamá, la presidenta de la Red de Abastos Bicentenario S.A, Bárbara González Clemente, ¿la razón?, imputados por peculado doloso y peculado impropio, es decir, se robaron el dinero destinado a las ventas en jornadas a cielo abierto realizadas en distintas zonas de Caracas. También fueron privados de libertad el jefe de área de la Oficina de Seguridad y Transporte de la CVAL y el mensajero de esa institución.

La CVAL fue creada en el año 2010 para “fomentar el desarrollo del Sistema Agroalimentario socialista de la nación, a fin de garantizar la seguridad y soberanía agroalimentaria del pueblo venezolano, tomando como base los lineamientos del Proyecto Nacional Simón Bolívar, en el marco de la gran Misión Agro Venezuela”.

Está claro que en esto no trabajaron mucho, ni siquiera el Ejecutivo decidió en estos 17 años preocuparse porque funcionara de acuerdo a lo que ellos manifiestan que es su misión. Lo que hicieron en su lugar fue acabar con las fincas y las empresas expropiadas, como Agroisleña y comerciar con otros países esa tan cacareada soberanía, intercambiando petróleo por alimentos que no siempre llegaban y distribuyendo en diferentes bolsillos, el dinero destinado para importar lo que no lograron producir en Venezuela.


Aguilar es integrante de la Promoción 1985 “Lucas Carvajal” y compañero de promoción del que fue su jefe en la CVG, Carlos Osorio Zambrano


De ahí la escasez, las colas y lo que ahora quieren llamar “guerra económica”, término acuñado por el asesor ede Maduro, el español de Podemos Alfredo Serrano Mancilla.

EL coronel (Ej) Aguilar Suárez fue nombrado por Nicolás Maduro, presidente de la Junta Interventora de la CVAL, en febrero de 2015. También en esos días se le asignó la presidencia de la Empresa Mixta Socialista Avícola del Alba. Antes había estado como comandante de la policía del estado Táchira, de allí pasó a  vicepresidente de la estatal Productora y Distribuidora de Alimentos (Pdval) y en el año 2013, como una cuota de los militares en los puestos de gobierno, asumió la vicepresidencia ejecutiva de la Corporación Venezolana de Guayana. Aguilar es integrante de la Promoción 1985 “Lucas Carvajal” y compañero de promoción del que fue su jefe en la CVG, Carlos Osorio Zambrano, hasta hace poco Ministro de Alimentación.

En el caso de Bárbara González, presidenta de la Red de Abastos Bicentenarios, que debe de encargarse de suministrar los alimentos a los mercados del gobierno, también hay una historia. Asumió el cargo en abril de 2015 y formaba parte de la Junta Interventora de CVAL. González Clemente antes se había desempeñado en el 2003 como Gerente de Tecnología de la Información del Ministerio de Finanzas. En el 2008 trabajó como Directora general de Asistencia Técnica de la oficina Nacional de Contabilidad Pública, del mismo ministerio y en enero de este año fue designada Secretaría Ejecutiva de la Comisión Presidencial encargada del Centro Nacional de Balance de Alimentos (CENBAL).

González, es la madre de Bárbara Neidy, la administradora de la CVAL detenida, quien además es la ahijada del exministro de Alimentación, Carlos Osorio, quien también fue ministro del Despacho de la Presidencia y antes había estado en la Superintendencia Nacional de Silos Almacenes y Depósitos Agrícolas (Sada).

No es la primera vez que se remueven y destituyen ministros y presidentes de todos estos organismos encargados de distribuir los alimentos en los mercados y de controlar lo que se vende en los supermercados privados. Por una u otra razón se les encuentran inmersos en casos de corrupción, no sin antes haberse hecho eco en varias ocasiones de que los problemas son productos de la “guerra económica”.

A Bárbara González le encontraron en su casa 10 millones de bolívares, bastante menos de lo que se dice le robaron a Nelson Gerentes, presidente del Banco Central de Venezuela.