Los Jedis, ¿Una Religión que Cumple con Principios de Star Wars?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
Jedis facebook


La Guerra de las Galaxias, ha atraído nuevamente a muchísimas personas a seguir a las películas de la serie, pero desde hace muchos años, un grupo extenso de personas, ha seguido con entusiasmo una filosofía inherente a los jedis y ha creado un movimiento al que llaman religioso, basado en esos principios, pero sin mezclarse con los personajes de las películas.


La Guerra de las Galaxias no quedó ahí. Desde que muchos comenzaron a hacerse fanáticos y apareció la primera película de la saga, algunos se convirtieron en seguidores de un “nuevo movimiento religioso”, del que profesan sus principios, guiados por lo que llaman La Fuerza.

Cuando se hizo el censo de Gran Bretaña en al año 2001, se dieron cuenta que más de 46 mil personas se identificaban como “jedi”. En Australia el censo de 2012 indicó lo mismo, más de 40.000 personas eran creyentes en La Fuerza de La guerra de las Galaxias, mientras en Nueva Zelanda se trataría de más de 12.000 jedis. A medida que fueron apareciendo películas más y más gente se fue sumando a este movimiento y ya presionan a muchos gobiernos para ser reconocidos como una agrupación con principios.

Para ellos no hay emoción, por eso quizás es que no sean tan conocidos. No hay emoción sino paz, conocimiento en lugar de ignorancia, serenidad frente a pasión, armonía frente al caos, fuerza sobre muerte.

La primera película ya revelaba que algunos Jedis son una orden de monjes guerreros, altruistas de gran poder y sabiduría. Su filosofía consiste en ser seguidores del Lado Luminoso de una Fuerza mística, a la que sirven como guardianes de la paz y la justicia en la galaxia.


No hay emoción sino paz, conocimiento en lugar de ignorancia, serenidad frente a pasión, armonía frente al caos, fuerza sobre muerte.


Para Michael Kitchen, uno de los integrantes de este credo, “las consideraciones filosóficas y teológicas del jedismo no son tanto las de la Guerra de las Galaxias, sino las de la filosofía que inspiró la película”.

El sistema de creencias Jedi parece ser un mosaico de principios del Taoismo, Budismo, Catolicismo y tradiciones Samurai, según Beth Singler, investigadora de la Facultad de Religión de la Universidad de Cambridge. El Jedismo ofrece a menudo visiones dualistas del bien y el mal, la luz y la oscuridad.

Para determinadas personas, estos principios se aplican en su día a día, como en el hecho de no obsesionarse con las cosas a través de una pasión excesiva, huyen del materialismo y se centran en la serenidad. Recuerda, y mucho, a las inmortales palabras de Yoda sobre el lado oscuro de La Fuerza, cuando trataba de aleccionar a un joven Luke Skywalker en su camino a convertirse en un maestro Jedi. “El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo conduce a la ira. La ira conduce al odio. El odio conduce al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti”.

Ellos se agrupan en torno a una iglesia y así lo especifican en su página web, la Primera Iglesia Internacional del Jeedismo. Para ellos esta religión también es una forma de vida y de hecho, aseguran que son reconocidos como un ministerio internacional y público de caridad cuyas donaciones son deducibles de impuestos en los Estados Unidos. Están basados en Texas, Estados Unidos y tienen una directiva que se hace responsable.

Para los jeedistas, para aquellos que quieran seguir a La Fuerza, ellos estarán ahí para entrenarlos y hay maneras de iniciarse en este credo que fundamentalmente se basa en estos principios…

Creemos en

La Fuerza, y en el valor inherente de toda la vida en su interior.

En la santidad de la persona humana. Nos oponemos al uso de la tortura y los castigos crueles o inusuales, incluyendo la pena de muerte.

En una sociedad regida por leyes fundadas en la razón y la compasión, no en el miedo o prejuicio.

En una sociedad que no discrimina sobre la base de la orientación o circunstancias del nacimiento, como el género, la etnia y nacionalidad.

En la ética de la reciprocidad, y cómo los conceptos morales no son absolutos sino que varían por la cultura, la religión y en el tiempo.

En la influencia positiva de crecimiento espiritual y la conciencia en la sociedad.

En la importancia de la libertad de conciencia y la autodeterminación dentro de las estructuras religiosas, políticas y de otra índole.

En la separación de la religión y el gobierno y las libertades de expresión y asociación .

May The Force Be With You