Al Gobierno Siempre se le ve la Costura

taxis


La amenaza se cumplió. Impugnaron a 8 diputados de la oposición. Una vez más acomodaron todo a su medida, utilizando los recursos del Estado a su favor. La voluntad de la mayoría del país fue pisoteada de nuevo por los que manejan la fuerza y la trampa. En los próximos días se verá cómo irán decidiendo como adaptar las leyes a su medida.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Tranquilos no se iban a quedar. La democracia no es una palabra que entre dentro del vocabulario de estos personajes que invaden el poder en Venezuela. Simplemente no pueden aceptar que una mayoría haya escogido una opción diferente, porque ellos son los “dueños” de una dictadura del siglo XXI.

El rumor rondaba desde el primer día. Habían perdido pero iban a impugnar las elecciones. ¿Cómo? ya verían, pero lo tenían entre ceja y ceja. Hicieron un intento inicial y la oposición lo descubrió. Internacionalmente se habló de golpe judicial. Recogieron y negaron. Verían cómo establecer todo para que las opiniones del mundo les “resbalaran” y no  les hicieran el menor daño. Listo. Un día después de la celebración de los Santos Inocentes, como para que no quedara en bromas, impugnan los resultados de Amazonas y algunas circunscripciones de Aragua y Yaracuy.

Así que la sala electoral del Tribunal Supremo de Justicia abrió las puertas para ellos. Regresaron de sus vacaciones, se reincorporaron algunos a sus nuevos puestos y después de pasar el guayabo, les facilitaron la entrada antes de tiempo a los del PSUV para impedir que se cumpla la voluntad de la mayoría.

¿Los argumentos? la compra de votos. No hay otras excusas. Aceptan que hubo mayoría, pero comprada. De eso saben bastante, pero además no especifican que los únicos que tienen las herramientas para que la premisa de “compra” funcione son ellos.


¿Habrá alguien que les haga entender que deben cumplir con la Constitución?.


Sin ir más lejos, el presidente Nicolás Maduro lo dijo el 8 de diciembre. Ya no podría hacer las casas que tenía pensado, ni seguir repartiendo los taxis. Ayer, volvió a castigar a los que no votaron por él,  “Voy  a recoger todos los taxis”, los mismos que entregaron antes de las elecciones. Ahora, después de bastante tiempo, se dio cuenta que se estaban utilizando para otros fines, según él. Vamos a ver, ¿a eso cómo se le llama más o menos?, Compra de votos. También se le pudiera denominar peculado de uso, ¿verdad?

Y qué serán las bolsas de comida que repartieron jugando con el hambre y la escasez, o los artefactos de línea blanca que regalaron, asegurándose cuando los entregaban que los destinatarios votarían por ellos y cómo llamarán a las amenazas a los empleados públicos si no votaban por ellos.

Todo lo planearon metódicamente, algunas cosas les salieron bien otras no tanto. Nombraron a los nuevos magistrados de forma ilegal. Christian Zerpa es uno de ellos. Tendrá que decidir sobre las impugnaciones. Y qué casualidad el nuevo magistrado de la sala electoral, fue diputado del PSUV.

También olvidan que Henrique Capriles en las elecciones de 2013 impugnó los resultados y una de las razones fue la compra de votos. ¿Y qué pasó? , nada. No procedió. La manga es más ancha para unos que para otros y la sinvergüenzura se viste de toga sin remordimiento alguno.

La verdad es que ya están muy repetidos y muy descarados. La sala electoral abre en vacaciones para recibir los recursos de nulidad, planean alargar la impugnación, no dejar que asuman los  candidatos de la Unidad y se burlan una vez más de la voluntad del pueblo. ¿Habrá alguien que les haga entender que deben cumplir con la Constitución?.

Este nuevo juego tiene muchas aristas. Habrá que ver por cuál camino han obligado a los jueces del TSJ a transitar.