Tiempos de Cambio en la Vinotinto

Share on Facebook10Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
vinotinto pagina

cortesía del twitter de @juanrutilo



La actuación del presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Laureano González, puso las cosas peor de lo que estaban tras sus declaraciones. La renuncia de Amorebieta trajo consigo la negativa de los jugadores a continuar en la Vinotinto si continúa González al frente.


Angel V Cardiel @AngelRValdés
Se veía venir y no tardó mucho en ocurrir. La renuncia de Fernando Amorebieta a la Selección de Fútbol de Venezuela tuvo efecto dominó y ahora otros 15 jugadores se han sumado a la negativa de vestir la vinotinto mientras se mantenga la misma directiva.

Si las cosas estaban mal, el presidente de la Federación, Laureano González, las puso peor. En declaraciones al diario Líder aseguró que los jugadores estaban conspirando contra Noel ‘Chita’ Sanvicente, seleccionador nacional. Dicho en argot futbolístico “le estaban haciendo la cama” al técnico.

Ante una acusación tan temeraria no se podía esperar otra respuesta: “Te vas o me voy”, dijeron básicamente los jugadores.

La historia del fútbol está llena de casos en los que los jugadores “le hacen la cama al entrenador”; es el pan nuestro de cada día. Pero nadie sale a decirlo públicamente porque sabe que una acusación como esa tiene consecuencias irreversibles.


Tiempos de cambios. Quizás sea un buen ejemplo para los votantes del 6D que están cansados de un gobierno mediocre y arrogante.


Laureano González no se ha dado cuenta de que la arrogancia de los directivos del fútbol ya no se la come nadie. No se ha enterado de que la mitad de la dirigencia de Conmebol y los chivos gordos de FIFA están presos, vetados e investigados por consecuencia de esa prepotencia que los hacía creerse impunes.

Por eso no midió sus palabras y ahora se encuentra en un punto de no retorno. O se va o Venezuela se queda sin equipo, o al menos sin un equipo serio que pueda competir con dignidad.

‘Chita’ Sanvincente trató de no ponerse de ningún lado y los jugadores también piden su cabeza por falta de solidaridad. O a lo mejor si le estaban haciendo la cama y ahora tienen la excusa perfecta.

Sea cual sea el problema de fondo, lo cierto es que el fútbol tiene códigos y Laureano González los rompió. Venezuela tiene años pidiendo un cambio de dirección en la Federación de Fútbol y por fin los más afectados han dado un paso al frente para forzar ese cambio.

Tiempos de cambios. Quizás sea un buen ejemplo para los votantes del 6D que están cansados de un gobierno mediocre y arrogante.

You may also like: