Una Guerra distinta amenaza al Mundo

Share on Facebook36Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
Anonymus


Los ataques de los grupos islámicos se producen a diario. Mantienen en jaque al mundo y han expandido sus redes por gobiernos e instituciones. Sus objetivos son claros, captar jóvenes para matar y al mismo tiempo dedicarse a desestabilizar el mundo, para así  ver proliferar sus negocios de drogas y armas.


El mundo está estremecido. Noticias distantes unas de otras, mantienen en las búsquedas de Google los acontecimientos que ponen en jaque a muchos países debido a una guerra declarada por un grupo de personas que en nombre de Alá, han decidido matar. Matan sin piedad, como si fuera un juego, son atormentados, son creyentes que cuando van a matar lo hacen por que piensan que irán directamente al paraíso para encontrarse con Alá y un harén de mujeres.

Detrás de estos yihadistas que armados irrumpen gritando “Alá es grande” , hay toda una organización de líderes que no se inmolan, que su papel es hacer negocios, comprar armas, drogas y vender petróleo.

Siempre buscan jóvenes con problemas, débiles, tímidos. Esos son presa fácil. Además de asegurarles que su vida está destinada a servir a Alá y serán recompensados. Les ofrecen entrenamiento y a veces un sueldo de unos 2 mil dólares por combatir en Siria durante un año. En el momento de enfrentarlos a la batalla los drogan, les dan alucinógenos, muchas veces preparados con ingredientes que se consiguen sin problema en los mercados. Como sucedió en París, donde se encontraron altas dosis de Captagon, una anfetamina muy difundida en Medio Oriente y hallada en otras ocasiones en atacantes suicidas. Como todas las otras anfetaminas, esta droga aumenta la resistencia al cansancio y la atención, además de causar una pérdida del juicio, según explicó a Ciencia y Futuro Jean-Pol Tassin, un neurobiólogo del Instituto Nacional de la Salud e Investigación Sanitaria.

Los encargados de captar a los jóvenes lo hacen de diferentes formas. Una de las más fáciles es a través de las redes sociales. Hablan con ellos, los estimulan y les hacen creer que son imprescindibles para su causa. Según el periódico inglés “Daily Mail” utilizan aplicaciones criptográficas y no usan las redes sociales más comunes como Facebook o WhatsApp. Prefieren utilizar tweeter, desconectando la ubicación.

Tras los ataques del 13 N en París, el grupo Anonymus decidió hackear cuentas de los que a través de sus redes siembran el terror. Este grupo que se denomina ‘hacktvista’ Anonymous está llevando a cabo una masiva campaña con la etiqueta #OpParis. En un video publicado en Youtube el miércoles 19 de noviembre, el grupo de piratas informáticos asegura haber ‘hackeado’ 20.000 cuentas de Twitter pertenecientes a la organización terrorista.

“Hola, ciudadanos del mundo. Somos Anonymous. Es hora de darse cuenta de que las redes sociales son una plataforma sólida de comunicación para el Estado Islámico, así como de neutralización de sus ideas de terror entre la juventud. Al mismo tiempo las redes sociales  han demostrado ser un avanzada arma”, comienza diciendo el comunicado.


Se han infiltrado en todos los estamentos e inclusive en muchos gobiernos donde han encontrado un perfecto caldo de cultivo para cometer sus tropelías y encubrir sus negocios de drogas y armas.


“Este es solo el comienzo. Estado Islámico, os vamos a cazar, desmantelar vuestros sitios web y cuentas de email y vamos a poneros en evidencia. A partir de ahora, no habrá ningún sitio seguro para vosotros ‘online’. Seréis tratados como un virus, y nosotros somos la cura”, ha indicado el representante del grupo en la grabación.

EL Estado Islámico

El Estado Islámico o Isis, que es como este grupo de protestantes del Islam más radical se hacen llamar y que occidente ha comenzado a denominar Daesh, se está extendiendo por occidente y tiene también una fuerza enorme en Africa. Los atentados de hoy en Mali, en el Africa Occidental , han sido reivindicados por dos grupos Al Qaeda y Al Murabitun. Pero también está el grupo del nigeriano Boko Haram, que según el Global Terrorismo Index fue responsable de 6.644 muertes en 2014, casi 600 víctimas mortales más que los yihadistas del ISIS.

Los países en los que actúa son donde la mitad de población musulmana manifiesta desconfianza por las autoridades locales. lo que trae como consecuencia que la comunión de los ciudadanos con parte de la fe musulmana y el rechazo a los gobernantes, amplía la probabilidad de penetración de este islamismo radical en el que Boko Haram alega siempre lo que su mismo nombre reza: ”La educación occidental es pecado”.

La organización nació en 2002 y desde entonces ha expandido su actividad terrorífica en África. En 2015, con la expansión del Estado Islámico su líder Boko Haram Abubaker Shekau juró lealtad, en nombre de su grupo radical, al califa Abubaker al Bagdadi, líder del ”Estado” yihadista que controla parte de Siria e Irak.

Por qué Daesh

Políticos y académicos rechazan llamar “Estado” al autodenominado Estado Islámico y lo hacen por considerar que sería reconocerle una entidad política que no quieren atribuirle. Otros indican que el calificativo de “islámico” perjudica a los musulmanes porque termina identificando a su religión con las prácticas violentas de los “yihadistas”. Por eso hemos visto en las últimas ruedas de prensa del presidente francés Francoise Hollande y del secretario de estado de Estados Unidos, John Kerry, llamarlos Daesh.

Daesh significa lo mismo que ISIS, es el acrónimo árabe de al-Dawla al-Islamiya al-Iraq al-Sham (Estado Islámico de Irak y el Levante)  pero a los aludidos no les gusta que se use para referirse a ellos porque tiene implicaciones despectivas. El motivo de este rechazo parece estar en la pronunciación. Daesh suena muy similar a la palabra árabe “Daes” que significa “alguien que destroza con los pies”, o a la de “Dahes” que quiere decir “alguien que fomenta discordia”.

Una nueva Guerra

Lo cierto es que se ha desatado una nueva forma de batalla. Diferentes a las convencionales. Mantienen la atención del mundo y todos se sienten amenazados, hasta virtualmente, pues este grupo terrorista difunde constantes videos amenazando a diferentes ciudades. Se trata de una guerra no convencional, pero que  ha encontrado una población unida que no les hace el juego, que en su mayoría respeta a los musulmanes y sus creencias, que no estigmatiza.

El rey Abdalá de Jordania llamó a combatir a estos grupos “sacrílegos sin ley” o “terroristas que desencadenaron una tercera guerra mundial contra la humanidad”, pero no es cierto que la presidenta del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Raimonda Murmokaité, haya declarado oficialmente el inicio de la Tercera Guerra Mundial.

Lo que si es cierto es que el mundo está viviendo uno de sus peores momentos. Está amenazado por personas llenas de intereses que comprometen su seguridad en nombre de un dios adaptado a una locura sin fin. Personas que no tienen el menor apego a su religión si no a la desestabilización porque ahí es donde reinan. Se han infiltrado en todos los estamentos e inclusive en muchos gobiernos donde han encontrado un perfecto caldo de cultivo para cometer sus tropelías y encubrir sus negocios de drogas y armas.