Chávez en Todos Lados

Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

CNE


La revolución insiste en llenar cada espacio de los recuerdos de su creador. Al principio grandes carteles lo mostraban épico, luego llenaron las ciudades de ojos y ahora lo harán recordando cuanta cosa existía a su alrededor


Ya teníamos bastante con los ojos de Hugo Chávez mirándonos como si nos estuviera vigilando, para ahora encontrarnos en los centros de votación con los nombres más inverosímiles con el fin de recordar al que los rojitos llaman el comandante eterno.

Cuando HCF vivía, ciertamente su presencia invadía cada minuto de nuestro hogar. Cadenas y más cadenas difundían casi a diario lo que se le ocurría. Hoy, después de que su imagen real desapareciera, la revolución intenta a como de lugar seguir manteniéndolo vivo. Si pudieran utilizar una imagen holística, de esas a las que se recurren para ubicar a algún personaje en otro lugar, sin duda le sacarían el jugo. Y veríamos al comandante en la montaña, en El Calvario o asomado al balcón de Miraflores.

Pues para que no se les olvide que gracias a Hugo Chávez hay revolución, es decir, hay colas, precios justos de alimentos y productos que no hay, inseguridad, pocos churupos en la cartera y pare usted de contar calamidades, han decidido ponerle a los centros de votación recien creados, nombres hasta risibles, pero eso si, relacionados con el hombre del Cuartel de la Montaña.


ahora usar carteras de Chanel, es otro logro de la revolución.


Esos centros de votación además los abren en contra de cualquier principio de ética o apegado a las leyes, para obligar a sus nuevos electores a votar por el gobierno. Como si con el nombre que rememora al creador de la revolución, les entrara a los votantes un remordimiento de conciencia tal, que su voto rehuyera de las penurias que día a día viven sus propietarios.

Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática hizo recientemente la denuncia de este desaguisado. Nombró en una rueda de prensa a cada uno de estos rocambolescos nombres, los cuales, por cierto, poco tienen que ver con Nicolás Maduro. A él solo le dejan dos y uno anudado al nombre de su “progenitor”.

En eso parece que están claros. NM por si solo, no saca a nadie a bailar.

Lo que si es un tanto extraño es que quieran seguir reivindicando a personajes como Robert Serra e insistan en resaltar la figura de Elena de Chávez, la madre del comandante. No se han dado cuenta que esta madre no es como otras madres. Que ella poco a hecho en la revolución. A no ser que cuenten como haberes que ahora viste bien, que se hizo la cirugía y que anda como las Hilton con un perrito en los brazos. Es que es verdad, ahora usar carteras de Chanel, es otro logro de la revolución.