Cual Grinch Maduro quiere Acabar con Todo

Share on Facebook30Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
La guerra económica


Mientras todos los países compran y venden sus productos, el gobierno de Maduro cual Grinch quiere acabar con todo y terminar con cualquier forma de comercio. Ahora le tocó el turno a los cauchos.


Gloria Rodríguez-Valdes @gloriabarrios
Comenzó en Estados Unidos y ya en muchas partes del mundo han adoptado el Viernes Negro como el camino que optan los comerciantes para vender sus productos y comenzar el nuevo año con mercancía renovada. Eso pasa en todos los países con economías normales. No en Venezuela.

Los consumidores en estas fechas se lanzan a la calle a comprar, aprovechando que pueden ahorrar en sus compras y adquirir a mejores precios sus regalos para diciembre. No en Venezuela.

En Venezuela tenemos una guerra económica!!!. El gobierno, por la fuerza, sin medidas racionales que respondan a las leyes de la oferta y la demanda, implanta una guerra económica. Ellos solos, sin contrincantes. El ejecutivo presidido por Nicolás Maduro es el que tiene la fuerza, las armas, los controles, las leyes en sus manos, las Fuerzas Armadas, las cárceles, los medios. Con todas esas ventajas a su favor lucha a diario contra todo un pueblo que vive en desventaja.

Su guerra económica, esa guerra “cuerpo a cuerpo” que acaba de inventar Maduro, obligada, seg´¨n dijo por “los oligarcas y los pelucones”, sólo tiene como fin acabar con todo, reinar sobre un país arruinado, inhóspito, sin sonrisas. Maduro es un Grinch, pero no de la Navidad, de todo el año!!!

¿Con quién va a pelear cuerpo a cuerpo?. La pelea la han propulsado destruyendo. Chávez comenzó con la expropiación de Agroisleña, luego con las centrales de azúcar, con fincas, con terrenos. Medidas que no hicieron sino acentuar la escasez. Maduro continuó haciendo desaparecer como por arte de magia todos los productos de los mercados, las medicinas, cerrando fábricas, negocios. Ahora le tocó el turno a los cauchos. Ordenó a la fábrica de cauchos Pirelli que toda su producción se la tienen que vender al gobierno para el Fondo Nacional de Transporte Urbano. Ya habían comenzado quitándole los cauchos a varios vendedores, con la excusa del acaparamiento y luego obligándolos a venderlos más baratos. Es como si dijeran, ok, hay colas, no vamos a invertir en construir y hacer nuevas vías de comunicación, el dinero lo necesitamos para nuestros bolsillos y para comprar las conciencias de los que se venden por una bolsa de comida. Vamos a hacer que los carros no circulen. Esa es su solución. ¿El resultado? No hay carros, no hay repuestos, no hay baterías y ahora no hay cauchos.

Mientras tanto su lucha cuerpo a cuerpo es un mensaje directo para los círculos bolivarianos. Salgan a la calle, pónganse las franelas rojas del PSUV, con los ojos muertos y escrutadores de Chávez en el frente o la imagen del Grinch Maduro y salgan a atacar.

Pero el 6D, se les demostrará a los señores del No, que la única arma de la oposición y del pueblo es la voluntad de cambio.