Chanel Viaja a La Habana

Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

 

coco chanel


El lujo y el glamour de Chanel paseará por las calle de La Habana, retratándose entre palmeras y olvidos, en una ciudad que empieza a despertar al mundo, pero que sigue oprimiendo las libertades de sus ciudadanos

Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Las cubanas de los años 50 paseaban sus últimas colecciones de París por las calles de una Habana señorial. Las que compartían mesa con famosos como el Barón Thyssen Bornemicza o artistas como Gary Cooper en el Hotel Nacional, lucían sus sombreros de Cocoo Chanel. Hasta que llegó la revolución liderada por Fidel Castro en el año 59 y todo el glamour sucumbió ante las zafras y los uniformes verdes de campaña militar. Todas aquellas prendas viajaron o se engavetaron llenándose de polvo y miseria o simplemente, se fueron vendiendo por “dos reales”.

Hoy Chanel ha decidido viajar de nuevo a Cuba. Después de 56 años de opresión, los Castro han comenzado el camino a la apertura comercial y famosos artistas han querido pasear y retratarse con la vieja Habana de fondo. Algunos con la parte remodelada gracias a la Unesco, que muestra una ciudad hermosa, señorial. Otros con las ruinas de lo que fue y de lo que ha sido la capital de Cuba durante estos 56 años. Sus fotos de instagram resaltan por sus poses y sus compañías con ciudadanos cubanos que todavía no han podido ver la apertura firmada por Obama y Raúl Castro y que exhiben un vestuario acabado, que en nada tiene que ver con el glamour de estos ricos y famosos.

 


Mientras el pueblo cubano seguirá llevando una cartilla de racionamiento


Con bombos y platillos, como si con eso se comiera, los periódicos cubanos exaltan la visita de la casa de moda de Chanel de la mano de su representante, Karl Lagerfeld, el próximo 3 de mayo del 2016. Será el primer desfile de esta deslumbrante marca en América Latina. Su colección Crucero paseará por las pasarelas de una ciudad que no tendrá tiempo para sobreponerse de años de opresión y decadencia. Mientras las excentricidades de un desfile de moda se presentarán seguramente en el hermoso Hotel Nacional, con la presencia entre guantes y sombreros de las asiduas del jet set de París a estos desfiles, el pueblo cubano seguirá llevando una cartilla de racionamiento para consumir su correspondiente cantidad de arroz. Bueno, eso si, se mantienen delgados, como las modelos que desfilarán entre la brisa de las palmeras y el olor del mar del cercano malecón.

Chanel ha acostumbrado a llevar su colección Crucero en los últimos años por distintas ciudades del mundo como Miami, Venecia, Singapur, Dubái y Seúl. Por lo que a Karl Lagerfeld con sus guantes blancos y su gato, no se le ha ocurrido mejor idea que el próximo destino turístico para su colección sea La Habana, pues según resaltan los periódicos de la isla “la riqueza cultural y la apertura de Cuba al mundo hacen del país una fuente de inspiración para Karl Lagerfeld y para Chanel”.

Ya la pista la había dado hace un tiempo Lagerfeld cuando se le preguntó a dónde le gustaría viajar con “Chanel Airlines” y respondió que a Cuba. Lo cierto es que pronto Vanity Fair, Vogue, Elle y muchas otras dedicarán sus páginas a resaltar la moda internacional enmarcada en hermosas escenografías de la ciudad que fue en los 50 y que hoy vuelve a adquirir glamour y fama, envuelta en la inclemencia del tiempo y el abandono.