Una Pastilla levantará la líbido de las Mujeres

Addyi, la píldora femenina



Si la pastilla azul ha significado para los hombres un cambio significativo en su vida, la pastilla rosada del laboratorio Sprout Pharmaceutical, promete cambiar la de aquellas mujeres que ya no encuentran los estímulos necesarios para tener relaciones sexuales.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) aprobó el martes el primer fármaco por prescripción diseñado para incrementar el deseo sexual en las mujeres, lo que permitirá ahora que el sexo femenino pueda seguir disfrutando.

Pero muchos expertos afirman que el éxito de Addyi, nunca alcanzará las metas logradas en la medicina y en el mundo comercial por el Viagra. Mientras la primera actúa a nivel del cerebro, la pastilla azul lo hace en el flujo sanguíneo, así que los resultados de Addyi no aseguran que siempre serán exitosos. De hecho, este fármaco fue estudiado como un tratamiento contra la depresión, antes de que cambiaran su propósito para subir la líbido del sexo femenino.


Tiene efectos secundarios probados en las investigaciones del fármaco y han sido ampliamente divulgados


Addyi, conocida de forma genérica como filbanserin, es el primer medicamento que actúa en las sustancias químicas del cerebro y afecta el estado de ánimo y el apetito.

Esta pastilla además tiene efectos secundarios los que ya han sido ampliamente divulgados en los dos días que lleva publicitándose su salida. Entre las letras negras de sus composiciones se asegura que si se mezcla con alcohol puede bajar la presión sanguínea y causar desmayos. Esos problemas también se pueden presentar si se alternan con otros fármacos, como los que se usan para combatir las infecciones por hongos.

“Este no es un medicamento para tomarse una hora antes de tener relaciones. Se debe consumir durante semanas y meses para ver los beneficios”, dijo Leonore Tiefer, psicóloga y terapeuta sexual que organizó el mes pasado una petición a la FDA para rechazar la aprobación del fármaco.

En principio, tanto médicos como pacientes deben completar una prueba de certificación en línea, entendiendo que conocen los riesgos. Las farmacias también deben suscribir esta certificación. Por ahora esta medicina podrá ser recetada a mujeres que aún no tienen la menopausia y que presentan un deseo sexual hipoactivo (TDSH), que no es otra cosa que una reducción significativa del apetito sexual lo que puede causar angustia y depresión.

Antes de recetar este medicamento del laboratorio Sprout Pharmaceutical, los doctores deben descartar los motivos del comportamiento “pasivo” de algunas mujeres, los cuales pueden ir desde problemas de pareja hasta afecciones médicas. Estudios estiman que entre 5,5 y 8,6 millones de mujeres en Estados Unidos sufren de dicha afección, entre el 8 y 14% de las mujeres entre 20 y 49 años de edad.

La FDA había rechazado su comercialización en dos ocasiones, por la polémica que ha generado desde que se hizo público su desarrollo, especialmente por sus riesgosos efectos secundarios.

Su lanzamiento oficial será en el mes de octubre. Por ahora sólo se venderá en Estados Unidos donde la polémica está servida. Lo cierto es que resolver el problema de la falta de estímulos en la mujer ha sido ampliamente investigado por los laboratorios más famosos y hasta ahora no se había encontrado con nada que realmente funcionara.