Polar apuesta por inundar de Harina Pan el Mercado Norteamericano

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

arepa

Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios

linea

La política de expansión es una realidad presente en cualquier empresario, pero las resoluciones de Polar de volar a otros territorios, afectan en estos tiempos de diáspora a los sentimientos de pertenencia de los venezolanos.
linea
Un viejo tren del siglo XIX, que hace la ruta Missouri- Kansas- Texas, conocido como MKT, es el encargado de transportar el maíz hasta la fábrica de la marca P.A.N y de ahí recoger la harina ya procesada para ser distribuida en Estados Unidos, Centroamérica, el Caribe y Europa. La nueva planta del producto con más gentilicio de nuestro país comenzó a operar formalmente en Greenville, Texas, en noviembre del año 2014.

La Harina Pan se produce ahora en una región de granjas de algodón, maíz y granos, donde los sombreros tejanos y las botas, pasean regularmente por asfaltadas carreteras y los enormes silos compiten con los antiguos establos donde se almacenan los productos esperando a ser comercializados.

Los estantes de los supermercados de Estados Unidos desplegaban hasta hace pocos meses el producto esencial para las arepas con su empaque amarillo y una leyenda que rezaba “producido en Colombia”, pero desde hace un tiempo esta harina precocida tiene debajo de su valor nutricional las señas exactas de los ingredientes del producto y en dónde y por quién fue manufacturada: International Grains & Cereal LLC , 6902 Highway 66, Greenville, Tx, 75402, bajo la licencia de Alimentos Polar International Inc. Al lado, la bandera norteamericana.

Producir en Colombia la harina de maíz para exportar a otros mercados no resultaba económico, según comenta una fuente de Polar. Aunque en muchas zonas colombianas se siembra este alimento, su producción no era suficiente para abastecer al consumidor de Estados Unidos, Centroamérica y el Caribe, por lo que Alimentos Polar debía comprar más cantidad de maíz y lo hacía en uno de los principales países productores de este cereal del mundo, Estados Unidos. Este procedimiento definitivamente resultaba complicado, pues desde Colombia se importaba el maíz, se procesaba en las plantas colombianas y se exportaba hacia Estados Unidos, “una operación ineficiente totalmente”.

Se planteó entonces hace unos años, y con la idea de expansión de toda empresa productiva, procesar la marca P.A.N. en los Estados Unidos con el fin de abarcar el mercado norteamericano y exportarla hacia otros países.


Al parecer la negociación para adquirir la fábrica fue tensa y larga


En el año 2013, después que Alimentos Polar decidiera instalarse con fábrica propia en Estados Unidos, iniciaron la búsqueda para establecer su planta de producción. Después de mucho buscar y de diferentes ofertas encontraron una fábrica que había funcionando como productora de galletas en un tiempo. Con aproximadamente dos mil metros cuadrados y tres enormes contenedores de concreto destinados a resguardar los granos y los molinos, la fábrica de Greenville, Texas, resultó ideal para el procesamiento del maíz.

Al parecer la negociación para adquirir la fábrica fue tensa y larga. Otros estados como Oklahoma y Kansas estaban interesados en que Alimentos Polar abriera sus puertas en sus territorios y apostaban para captar su atención. También son productores de maíz y han visto como en los últimos años el consumo interno ha ido creciendo. Pero finalmente y para beneplácito del alcalde de Greenville, Steve Reid, se llegó a un acuerdo para establecerse en esta región texana.

Privaron para ello muchos factores, desde los incentivos, la cercanía a la materia prima, lo que sin duda conlleva a una producción eficiente y el fácil acceso a los mercados naturales, además de a los puertos de exportación. Lo único que había que hacer era instalar la tecnología propia de Polar para la producción de la harina precocida. Por ahora International Grains & Cereal es una fábrica pequeña, con 50 empleados, pero el proyecto es ir creciendo con el tiempo.

La distribución la hace los productos Goya, una de las más grandes empresas hispanas de Estados Unidos, fundada en 1936. En cada uno de los espacios de venta de productos alimenticios, por pequeño que sea, en donde Goya coloca sus decenas de artículos, instala también un paquete de harina pan, en cualquiera de sus tres presentaciones, maíz amarillo, maíz blanco o maíz dulce. Y aunque Goya tiene presencia en todo el territorio americano, su influencia predomina en la costa este. Así que la marca P.A.N. es fácil de encontrar en cualquier gran supermercado o en un mercadito mexicano de Saint Joseph, un pequeño pueblo del lago de Michigan. El paquete amarillo en el que destaca una mujer con un par de aretes y pañuelo blanco y puntos rojos amarrado a la cabeza, destaca entre los productos latinos.

La publicidad todavía no ha arrancado. No se ven comerciales como los que hemos estado acostumbrados en Venezuela desde que tenemos uso de razón. Por lo pronto nuestra harina pan de toda la vida, se promueve en el mercado con puntos de degustación y un canal en youtube donde muchísimos videos explican las diferentes comidas que se pueden realizar con los productos de la marca P.A.N.

La nueva inversión en Estados Unidos pretende compensar un mercado que ha ido creciendo y que ha encontrado en la harina precocida de origen venezolano un producto para sus comidas de buena calidad. La Harina Pan es ideal para hacer tamales, popusas salvadoreñas, pan de bono, bocadillos de maíz y coco de Puerto Rico o los sabrosos corn muffins americanos, Un excelente producto que nació en Venezuela en 1960 y que con los años se está convirtiendo en la base de las comidas típicas de Latinoamérica.

Lo cierto es que para el alcalde Reid la presencia de una planta de producción en Greenville es muy importante, representa una fuente de empleo directo e indirecto y es esencial para promover la economía de la zona. Por eso en la reunión de directores de la Alcaldía junto con miembros de la Cámara de Comercio de la zona, Reid les dio a los representantes de la Polar la bienvenida con “los brazos abiertos, porque es un proyecto muy importante para Greenville. Es contagiosa la emoción de contar con una compañía como International Grain & Cereal. Estábamos en el juego de pelota, bateamos algunos swings y finalmente dimos un home run. Felicitaciones a todos los involucrados”.